El Fray Bartolomé de las Casas se sintió llamado a defender a los indios alrededor del 1511, al escuchar el sermón que predicó en la isla de La Española el dominico Fray Antonio de Montesinos. En este se denunciaba el trato cruel que los conquistadores daban a los indios y que sería el punto de partida para cuestionar la legalidad del sistema de encomiendas y la condición de los indios bajo el dominio español. Bartolomé, que por aquel entonces tenía su propia encomienda de indios, se convertiría en el defensor por excelencia de su causa.

Las Leyes de Burgos recogieron en ordenanzas las conclusiones adoptadas por una reunión de teólogos y juristas, conocida como Junta de Burgos, que había sido convocada por el rey Fernando el Católico, con la participación de teólogos y juristas. El resultado fue la posterior publicación de las Leyes de Burgos, el primer código legal completo para las Indias españolas.

Las leyes do Burgos u Ordenanzas para el tratamiento de los Indios fueron las primeras leyes que la Monarquía Hispánica dictó para su aplicación en las Indias o el Nuevo Mundo o América en las que abolió la esclavitud indígena y organizó su conquista, que fueron firmadas por el Rey Católico Fernando II, el 27 de diciembre de 1512, en la ciudad de Burgos, para el gobierno de los naturalesindios o indígenas y que fueron el resultado de la primera junta de teólogos y juristas, en donde se discutió y se concluyó -continuándose la tradición medieval que priorizó la evangelización del indio y que ese bien superior justificaba otros posibles males- que el Rey de España tenía justos títulos de dominio del continente americano y que el indio tenía la naturaleza jurídica de hombre libre con todos los derechos de propiedad, que no podía ser explotado pero como súbdito debía trabajar a favor de la corona –a través de los españoles allí asentados- para lo que fueron creadas dos instituciones indianas: el requerimiento y la encomienda.

Hacia 1539, las Casas comenzó en México la redacción de la Brevíssima. En 1542, estando en España, acabó una primera redacción.​ Al igual que otros muchos escritos afines, de religiosos y soldados, tiene sus raíces en el discurso legal, pues formalmente es una relación. Una relación es el relato de tipo oficial y testimonial sobre unos hechos bien delimitados en su autoría, tiempo y espacio, redactado por alguien que por su cargo tiene el deber de «informar al emperador» de lo que ha visto. La razón por la que se incluye el término en el título, es para subrayar su carácter testimonial, ese «haber visto bien» cuanto relata, que es una de las garantías que dan credibilidad a su escrito. Pero la Brevísima no es simplemente un informe de un testigo de vista, pues desde el mismo título se indica que ha sido «colegida», es decir, recopilada y redactada a partir de otras relaciones.

Un resumen de la obra parece ser que le fue leído al rey Carlos I y nuevamente, durante las Cortes de Castilla de abril-mayo de 1542 en Valladolid, ante una comisión nombrada por el rey para oír al padre Las Casas y estudiar el problema de las Indias, dio lugar a la redacción de las Leyes Nuevas para reformar el Derecho indiano. En 1546, tras el fracaso de dichas leyes, añadió algún comentario más.

Fuentes

Brevísima relación de la destrucción de las Indias

Biografía de Fray Bartolomé de las Casas